domingo, 9 de agosto de 2009

Ultimo Acto


"Pobre y grave mandamás
tan llenadory tan hueco
tan púgil y tan pacheco
y tan sin pueblo detrás"
(Pobre señor: Mario Benedetti)


Todos asistían a las representaciones, no por el interés de escuchar las palabras codificadas en computadoras que los jefes del teatro habían dado a los artistas, sino para ver como cada día el personaje principal iba perdiendo sus movimientos originales, sus palabras claras, sus facciones auténticas, su olor a trabajo de campo o fábrica antigua de habitantes terminados.

El, que no conocía el límite del lujo ni la transparencia de la traición, que era un líder, un compañero, como le decían los que en un tiempo vieron en él la representación de la esperanza
, un día apareció, en una escena, imitando saludos, ensayando reverencias militares y besando anillos de finas damas de papel; ese día, entre dudas y remordimientos se había dejado colocar un hilo en una pierna, entonces la gente empezó a mirar como su movimiento al caminar no era equilibrado: la derecha se movía más que la izquierda en una forma grotesca.

Empezó a marchar junto a los deshonestos: ese día se dio cuenta que los aplausos comenzaron a ser menos.

Después le colocaron otro hilo en la mano derecha y empezó a fimar documentos que dañaban los derechos de gente de su pueblo; escribía manifiestos que endiosaban las virtudes desconocidas de personajes de oro: se dio cuenta luego, que no sólo los aplausos eran menos sino que el escenario se llenada de ruidos y murmuraciones irónicas y raras.

Se apartó totalmente de los coros colectivos y empezó a soñar con reyes y princesas encantadas y a creer en milagros celestiales.

Le colocaron otro hilo en los ojos y sólo los abria cuando el principal magnate del país cortaba cintas o descubria placas de construcciones atadas a convenios onerosos. Finalmente le colocaron un hilo sobre la boca y sus labios que en un tiempo reclamaban justicia y cambios, solamente se abrían para dar a conocer las últimas disposiciones arbitrarias del jefe de estado.

Las luces del tratro se apagaron, lentamente el telón se corrió para ofrecer a la vista de los espectadores una sala excesivamente lujosa; en uno de los sillones de la escenografía; estaba sentado una especie de fantoche. Uno de los hilos se movió y el muñeco inicio su parlamento con voz prestada: -Compañeros sindicalistas, hermanos campesinos, reciban mis más expresivos saludos, quiero explicarles que se me acusa de traicionar los intereses y derechis de las bases, pero lo único que he hecho es cumplir con el mandato que ustedes me otorgaron...Si vivo en esta pequeña casa de este pequeño barrio aristocrático, si viajo de una ciudad a otra en mis autos, si mando mis ahorros, que son también como de ustedes, a bancos extranjeros, si mis hijos, que son también como de ustedes, estudian en instituciones privadas, es para demostrar la justicia del régimen hacia nuestra clase explotada y si colaboro con él es para ceñirme al principio histórico del "orden y progreso", por eso, compañeros...ñeros...eros...eros...

Mientras la voz prestada del pelele se oía en el recinto, como una cinta mal grabada; el cuerpo empezó a ejecutar giros extraños, casi mortales. Por una falla intencional del obrero que ese dia manejaba las marioneta, del pequeño teatro, uno de los hilos se enrollo en el cuelló del actor-muñeco que sin comprender el error se desplomó agonizante.


Edilberto Borjas (1950)
Narrador. Cursó estudio de Literatura en la Escuela Superior del Profesorado
(Ahora Universidad pedagogica Francisco Morazan) y los continuó en la
Universidad Pedagógica de Bogotá, Colombia.
Obra: Cuento: Tiradores de páajaros y otros cuentos (1981)

Este cuento a sido tomado del libro:
Antologia del cuento hondureño
de Jorge Luis Oviedo
Editorial Guaymuras, Octubre 1989





Pudimos haber llegado más lejos

Pudimos haber llegado más lejos. A la planicie de Los Encinales o al húmedo follaje de Perulapán. O quizá hasta las cercanías del verdor de Acuarimántima.

Pero nuestra pereza de viejos sedentarios prefirió este erial, este yermo transido de jamos y pedruzcos en donde las serpientes y los sapos atrapados entre el enloquecimiento de la soledad habían terminado por amarse.

Desatada nuestra orfandad apeamos los bojotes e izamos - sin orgullo - el pabellón de la patria, entilado por todos. Esparcimos puñados de la tierra negra que habíamos traído para eludir la nostlagia y al cabo de los días y las noches dimos fin a estos ranchos sin otro criterio más que el impuesto por el cansancio que heredamos de los burros absortos.

A partir de aquella fecha sin memoria nos resignamos a esperar las lluvias naturales, el crecimiento de las brassavolas, la concreción del padre maíz y a aguardar la esperanza del milagro de Lázaro.

Los jamos, al paso de los años, se fueron volviendo fríos y calculadores y nos contemplaban desde los ventanales palatinos o asomados a las puertas de nuestras covachas los veíamos desmayados de amor, fatalmente atraídos por los ojos azules del principe de los ofidios, ajenos por completo al sufrimiento humano y, hay que decirlo, los jamos se hicieron cómplices de las fieras armadas, inútiles por definicion y crueles por la naturaleza de su sangre inflamable.

A pesar de todo, mantuvimos fuera del alcance del floreciente culto al sometimiento, la idea, esa que no se puede explicar con palabras, de que pudimos haber llegado más lejos.

Tomado del libro:
Pudimos haber llegado más lejos
De Jorge Medina García
Editorial Guaymuras
Segunda Edición: Septiembre de 1989

Cuentos

A petición, iniciamos con algunos cuentos de escritores nacionales, espero que disfruten.
Recuerden, sus comentarios son sumamente importantes pueden escribirme a: enniorlando@gmail.com, o comunicarse conmigo al (504)9790-3313.

domingo, 2 de agosto de 2009

Ponerle cadenas al mar

El día del presagio
los Generales
-hacedores de la muerte-
cerraron mis caminos.

¿Que haré
con toda esta ternura
que se deshace sin tocarte?


Tomado del libro
Península del Viento
Letra Negra Editores
Marzo 2000


Biografia Helen Umaña


Nació en Ocotepeque en el años de 1942
Licenciada en Lengua y Literatura Española e Hispanoamericana, Facultad de Humanidades, (Guatemala). Premio Nacional de Literatura "Ramon Rosa", Honduras, 1989; Premio "José Trinidad Reyes" (1998) que otorga la Universidad Nacional Autónoma de Honduras. Premio de Estudios Históricos "Rey Juan Carlos I" (Embajada de España, Tegucigalpa, 1998). Miembro de la Academia Hondureña de la Lengua. Publicaciones: Literatura hondureña contemporánea - 1986. Narradoras Hondureñas - 1990, Ensayos de literatura hondureña - 1992, Francisco Morazán en la Literatura hondureña - 1995, Panorama critico del cuento hondureño - 1999. Fue fundadora y Directora de la sección cultural "Cronopios" publicada en algunos periódicos nacionales.

Nuevas Entradas

Volvemos con las actualizaciones del blog, luego de dos semanas complicadas en todos los niveles y sectores de mi vida. Disculpas a nuestros seguidores y lectores.

Quisiera conocer sus opiniones del blog, así como sugerencias, ideas, etc. pueden hacerlo escribiendo a:

enniorlando@gmail.com
teléfonos:
(504)202-1543
(504)230-3735
(504)9790-3313 (móvil)

viernes, 17 de julio de 2009